jueves, 8 de noviembre de 2007

PARTICIONAR UN DISCO DURO: ¿ES CONVENIENTE? ¿CUANDO Y COMO SE DEBE HACER?.



















Muchas veces hemos hablado de la conveniencia de tener el disco duro particionado. Vamos a ver en este tutorial hasta qué punto es esto conveniente, a partir de qué tamaño de disco debemos hacer particiones y cuando y como se deben hacer estas particiones. Ante algunas preguntas que me he encontrado en nuestro Foro de ayuda y que aclarar ante todo una cuestión: Un disco duro siempre tiene particiones, aunque sea una sola por la totalidad de su capacidad. Dicho esto, en los discos duros actuales, con una capacidad bastante grande, es conveniente tener varias particiones, sobre todo planteándonos este tema desde la perspectiva de tener una partición dedicada al sistema operativo y programas y otra u otras dedicadas a guardar nuestros datos. Pero con esto debemos tener mucho cuidado, ya que a la partición donde vamos a instalar nuestro sistema operativo y nuestros programas le debemos dar el suficiente espacio como para asegurarnos de que no vamos a tener la necesidad de ampliar esta. Un buen tamaño para esta partición podemos establecerlo en los 20GB para Windows XP y los 30-35GB para Windows Vista. Particiones de menor tamaño pueden causarnos algún que otro problema, ya que son muchos los archivos (independientemente de los que conforman el sistema operativo y los programas en sí) los que se instalan en esta partición, como los temporales (aunque algunos sí que se pueden forzar a otra partición sin problemas), archivos de intercambio, sesiones de restauración de sistema, actualizaciones, etc. A esto hay que añadir que son muchos los programas que recomiendan instalar parte de ellos en una partición diferente (como es el caso de Photoshop), e incluso programas que para su buen funcionamiento es conveniente que los datos se pasen a una partición diferente a la original, que es lo que ocurre con los programas de recuperación de datos. Precisamente una de las grandes ventajas que tiene este sistema de tener tanto los programas como el propio sistema operativo en una partición independiente es que si necesitamos formatear esta partición vamos a tener bien salvaguardados nuestros datos. Y es precisamente por este motivo por el que yo suelo aconsejar no guardar nuestros documentos (salvo los que no queramos que sean de acceso común) en la carpeta Documents and Setting o Usuarios (ver tutorial Guardar nuestros archivos en Mis Documentos). Otra cuestión que debemos considerar a la hora de hacer las particiones en nuestro disco es el tamaño que vamos a destinar a almacenar nuestros datos. Estas deben ser lo suficientemente amplias como para permitirnos guardar sin estrecheces toda nuestra información, así como una copia de algunos de los principales archivos del sistema y ejecutables de nuestros drivers. Ahora bien, ¿cuál es el número idóneo de particiones que debemos hacer?. Pues esto va a depender de varios factores, pero sobre todo del tamaño de nuestro disco duro. A veces vemos discos de 40GB con tres particiones. Esto es una exageración. Un disco de 40GB ya va corto para hacer dos particiones, ya que no nos permite hacer estas con un mínimo de tamaño que nos garantice que realmente van a cumplir bien con su misión. Por supuesto que discos más pequeños no es en absoluto recomendable hacer más de una partición, salvo que el uso que le demos a nuestro PC sea exclusivamente para trabajar con programas que generen datos de muy poca capacidad o que utilicemos un sistema operativo antiguo, como puede ser Windows 95, Windows 98 o incluso MS-DOS, que en todo caso necesitan mucho menos espacio que Windows XP o Windows Vista. También podemos hacer dos particiones en discos pequeños si utilizamos nuestro ordenador para conectarnos a Internet y muy poco más. En general podemos cifrar el tamaño mínimo deseable para datos en 60GB, lo que nos daría en un disco de 80GB 20GB para el sistema y 60GB para datos. En discos mayores podemos conservar esa relación, aumentando ligeramente la partición del sistema y más la dedicada a datos. A partir de 160GB ya podemos plantearnos hacer tres particiones, aunque hacer más particiones ya no tiene demasiado sentido. A veces se piensa que al tener el disco más particionado estamos protegiéndonos contra infecciones de virus. Esto es totalmente falso, ya que realmente la única partición en la que un virus va a ser peligroso es en la partición donde tenemos instalado el sistema, y en cuanto a las demás, como comprenderán un virus no tiene absolutamente ningún problema en saltar de una a otra una vez que se activa. Por otra parte, la idea de hacer una partición para guardar copias de seguridad no es una buena idea, ya que ante la pérdida de nuestro disco duro por una avería física del disco (que es el único motivo por el que realmente perderíamos nuestros datos de forma irrecuperable) también vamos a perder esta partición y en consecuencia los datos que contenga. Tampoco tiene mucho sentido forzar la instalación de programas en una partición diferente a la que utilizamos para el sistema, ya que en caso de tener que formatear o reinstalar este tenemos también que reinstalar los programas, estén en la partición que sea. Además hay muchos programas que sólo funcionan ofreciendo todas sus posibilidades si están instalados en la misma partición en la que se encuentra el sistema operativo. Bien, una vez visto lo anterior se nos plantea la siguiente cuestión: ¿Cuando se deben hacer las particiones?. En principio las particiones se deben hacer siempre desde el primer momento, es decir, que cuando tenemos el disco duro totalmente limpio debemos hacer una planificación de las particiones que vamos a utilizar y de su tamaño. Esto es posible hacerlo con todos los sistemas operativos que conozco, y desde luego con todos los sistemas operativos de Microsoft. Es cierto que el nuevo Windows Vista permite redimensionar las particiones con una cierta seguridad, pero que permita hacerlo no quiere decir que sea lo ideal. Por otro lado hay una serie de programas que permiten trabajar con las particiones del disco, como por ejemplo Partition Magic u otros similares, pero estos programas siempre entrañan un alto riesgo, ya que cualquier fallo, incluido un reinicio o fallo eléctrico, implica en la mayoría de los casos la pérdida de nuestros datos e incluso a veces la pérdida del disco. Aquí quiero hacer un inciso. En la actualidad prácticamente todos los ordenadores ''de marca'' traen una partición de recuperación en la que se encuentran tanto el instalador del sistema operativo como los drivers y programas en calidad de Bonus pack. Esta partición es conveniente mantenerla intacta en todo momento, ya que nos va a permitir restablecer nuestro equipo a su estado ''de fábrica'' en el caso de que necesitemos hacerlo o simplemente queramos hacerlo. Podemos ver más información sobre este tema en el tutorial Recuperar sistema desde disco de recuperación y en el tutorial Recuperación del sistema desde un disco o partición Recovery. Y por último vamos a tratar del tema de la instalación de varios sistemas operativos en un mismo disco. Si bien en principio no hay ningún inconveniente en hacerlo ¿es realmente la mejor solución?. Pues bajo mi punto de vista no lo es. Si pensamos instalar más de un sistema operativo es preferible, siempre que podamos, hacerlo en discos diferentes, ya que esto sí que nos va a garantizar la integridad de ambos sistemas, descartando de paso la posibilidad de quedarnos sin ordenador en el supuesto de un fallo físico del disco. Haciéndolo de este modo vamos a tener todas las ventajas de tener dos sistemas operativos sin prácticamente ninguno de sus posibles inconvenientes. Además, si tenemos en cuenta el costo de un disco duro en la actualidad y lo comparamos con el costo de un sistema operativo Retail, el costo es bastante bajo, ofreciéndonos además la posibilidad de comprar un sistema operativo OEM (al adquirirlo junto con un disco duro), con lo que en conjunto nos va a suponer un ahorro.


viernes, 2 de noviembre de 2007



FORMATEAR UN DISCO DURO CON WINDOWS XP

Nota: éste manual sólo funciona con Windows XP con su respectivo disco de instalación, pues también ex iste el disco de recuperación, y no se toca ese asunto aquí , sólo funciona con el Disco de instalación de Windows XP profesional y Windows XP home.



Todos tarde o temprano tenemos la necesidad de formatear nuestro disco duro y a muchos (por falta de experiencia o por miedo a dañar algo) no se atreven a hacerlo ellos mismos, por lo que explicaremos en sencillos pasos cómo se efectúa esta “cirugía mayor”



1: Herramientas necesarias.

a) Cerciorarnos del hardware instalado

b) Parches de los virus Blaster y Sasser.

Disco de instalación de Windows XP

d) Antivirus

c) Disquetes de inicio (cuando no arranca desde el CD).



Empezaremos por conseguir en el orden arriba mencionado todas las herramientas necesarias, para no quedarnos a la mitad del trabajo.



a) Cerciorarnos del hardware instalado.

Para poder formatear necesitamos saber cuales son nuestras tarjetas de video, sonido, MODEM, red, USB, captura, etc., para poder buscar los controladores necesarios (si es que no los tenemos) en Internet. Y lo haremos así: Inicio->mi Pc->propiedades->hardware->administrador de dispositivos. ¿Ejemplos? ¡Claro.































Ahora simplemente hacemos una lista del hardware que Windows no reconoce sólo. Lo más usual que no reconoce es la tarjeta de video (VGA), de sonido, red, USB, impresoras, escáner, MODEM, Tarjeta de captura de video y/o TV, pero por lo demás no creo que existan problemas. Pues bien, cuando abrimos el administrador de dispositivos, sólo nos sale una lista con el hardware. En grupos, y no aparecen los modelos exactos, así que debemos pulsar en el signo de “ + ” que se encuentra en el lado izquierdo para saber cuál necesitamos. Veamos las ilustraciones de nuevo:




























Entonces podremos notar que la tarjeta de video es una SIS 650, la de red una SIS 900, USB SIS 7001 y 7002, Escáner HP scanjet 3500c, Sonido C-Media AC97, Tarjeta de TV y captura V-Stream TV878, y MODEM Intel V92. (nota: éste es sólo un ejemplo, tendrás
que revisar tu equipo para saber cual es el hardware que tiene tu PC). Una vez conociendo nuestro hardware, procedemos a la búsqueda de la herramienta “B”

b) Parche para el virus Blaster y el virus Sasser.
Parche Sasser:
http://www.microsoft.com/downloads/details.aspx?FamilyID=3549ea9e-da3f-43b9-a4f1- af243b6168f3&displaylang=es
Parche Blaster:
http://www.microsoft.com/downloads/details.aspx?FamilyID=2354406c-c5b6-44ac-9532- 3de40f69c074&displaylang=es

bajados los parches los grabamos en un CD, en memoria USB, etc. Si no cuentas con ninguno de estos dispositivos, puedes guardarlos en unos disquetes, y lo haremos así:

NOTA IMPORTANTE: Si te conectas a Internet por medio de una Lan, ADSL, cable MODEM u otros te recomiendo que desconectes tu equipo de la red (generalmente por cable de red o por USB) antes de proceder al formateo, pues estos virus se pueden meter incluso durante la instalación. Pues bien, una vez El parche del Blaster cabe en un disquete de 3 ½ Pero el del sasser no. Una vez descargado, lo descomprimes y procedes a ejecutarlo (no necesita instalación). otra recomendacion si tiene el xp sevice pack 2 no es necesario ponerle los parches.


c) Disco de instalación de Windows XP Aquí hay algunos ejemplos de discos de Windows







Cualquier antivirus que tengamos a la mano o que compremos será suficiente por ejemplo: Panda antivirus, Avg, karpeski , Avira, Norton , Mc Afie, Nod32, etc.
e) Disquetes de inicio (cuando no arranca desde el CD) .Generalmente nuestro disco de instalación sirve también como disco de inicio, pero en algunos casos no es posible acceder a el desde el arranque, lo que impediría instalar desde el CD. Si este es tu caso, hay solución: En la página de Microsoft está disponible un programa para hacer los disquetes de inicio de Windows XP pero como hay varias versiones depende de tu versión cual es el que te tienes que bajar. La dirección donde encuentras todos los discos de inicio es:
http://www.microsoft.com/downloads/results.aspx?freetext=inicio+utilidad+discos&productID=4C937A02-BAE0-4317-A1A9-0C56CD979D05&DisplayLang=es

Durante los primeros “signos de vida” de la PC, pulsamos la tecla “del” o “supr” para acceder a la BIOS.
NOTA: no todas las PC funcionan con esa tecla, algunos funcionan con F1, F2, F10, ctrl+alt+esc, y otros, pero generalmente en la pantalla de inicio sale un mensaje que dice: presione *** para acceder al setup o algo similar Una vez dentro de la BIOS, buscamos un sub-menu que dice “advanced CMOS setup” o algo similar. Una vez dentro debemos encontrar una opción más que dice “1st boot device” o “boot sequence” aquí nos aseguraremos que aparezca “CD-ROM” y tras guardar los cambios (generalmente con F10) reiniciaremos la PC NOTA IMPORTANTE: La BIOS es muy delicada, no debemos mover nada si no sabemos qué es pues puede dañar irreversiblemente el equipo. Si todo ha salido bien, al reiniciar el equipo con el disco de instalación dentro del lector, aparecer á la leyenda: “presione cualquier tecla para iniciar desde el CD- ROM” y es lo que haremos, tras presionar cualquier tecla comenzará a cargar los archivos necesarios para la carga del sistema. Si no aparece esta leyenda entonces usaremos los disquetes de inicio que se crearon, pero para esto necesitamos volver a entrar a la BIOS y en el lugar donde elegimos “CD-ROM” lo cambiaremos por “Floppy” para poder iniciar. Desde el disquete. En este caso, hay que reiniciar con el disquete #1 en la unidad correspondiente y después nos irá pidiendo los disquetes que hicimos en orden, pero aún así debemos dejar el disco de instalación dentro de la unidad de CD-ROM. Ahora no importa si iniciamos con el CD-ROM o el floppy, pues todo seguirá igual a partir de aquí Después de unos segundos aparecerán éstas 3 opciones.

Para recuperar una instalación de Windows XP usando consola de recuperación Presione la tecla R Para salir del programa sin instalar Windows XP Presione F3.

Para instalar Windows XP ahora, presione entrar.

Y elegiremos la primera presionando “enter”.

Aquí sale el contrato de licencia de Windows, es recomendable que leamos todo el contrato para conocer nuestros derechos como consumidores y las obligaciones de Microsoft por comprar uno de sus productos. A grandes rasgos dice que la licencia es para un solo equipo, y que la versión home no se puede usar para usos comercia les (para eso está la versión Profesional) Y aparecen 3 opciones más:
F8= Acepto
Esc = No acepto
Avpág = Página siguiente (para leer el resto del contrato.

Tras aceptar el contrato de licencia aparecerá un mensaje parecido a este:

de las siguientes instalaciones de Windows XP está dañada, el programa de instalación intentará repararla.
Use las teclas con flechas arriba y abajo para elegir una instalación
Para reparar la instalación seleccionada de Windows XP presione R.
Para continuar la instalación de una copia nueva de Windows XP sin reparar otra instalación presione Esc.

C:\WINDOWS “Microsoft Windows XP Professional”

F3= Salir R=Reparar Esc= No reparar



Pues nosotros elegiremos “ESC” pues no deseamos reparar la instalación, sino eliminarla e instalarla “en limpio”. Después saldrá lo siguient

nosotros elegiremos “ESC” pues no deseamos reparar la instalación, sino eliminarla e instalarla “en limpio”. Después saldrá lo siguiente:
Para instalar Windows XP en la partición selecciona da presione entrar.
Para crear una partición en el espacio no particionado presione ESC
Para eliminar la partición seleccionada presione D.
Disco ?????? Mb 0 en ID 0 en BUS 0 en ATAPI [MBR] C: Partición 1 (---------) [-----] ???? Mb ( ?????Mb disponibles)


Nombre de la unidad Sistema de archivos (NTFS o FAT) Capacidad Espacio libre

Pues bien, si tenemos más de una unidad de disco duro o éste se encuentra particionado, nos aparecerán todas las unidades disponibles, así que elegiremos la misma donde teníamos instalado Windows (generalmente “C”) Y como vamos a elegir el mismo es lógico que nos diga que ya hay un Windows instalado.

Programa de instalación de Windows XP profesional.
Ha decidido instalar Windows XP en una partición que contiene otro sistema operativo. La instalación de Windows XP en ésta partición podría ocasionar que el otro sistema operativo no funcione correctamente.
Precaución: No se recomienda instalar más de un sistema operativo en una sola partición. Para obtener más información sobre la instalación de múltiples sistemas operativos en el mismo equipo vea http:www.microsoft.com/windows/multiboot.asp utilizando Internet Explorer.

· Para continuar la instalación en ésta partición, presione C.



. Para seleccionar una partición diferente presione Esc.



Presionamos “C” para continuar, pues aunque es cierto que no es recomendable instalar 2 sistemas en la misma partición, la verdad es que lo vamos a borrar todo lo que tenga ésa partición, incluyendo ése sistema operativo, así que no hay ningún problema

· Formatear la partición utilizando el sistema de archivos NTFS (rápido)
· Formatear la partición utilizando el sistema de archivos FAT (rápido)
·
Formatear la partición utilizando el sistema de archivos NTFS
· Formatear la partición utilizando el sistema de archivos FAT
· Dejar intacto el sistema de archivos actual (sin cambios).


Pues si le ponemos que lo haga rápido no revisará l a superficie física del disco, y puede dejar vivir algunos virus así. Y si tenemos la PC en red y otros equipos tienen Windows ME o 98 es recomendable elegir la opción “Formatear la partición utilizando el sistema de archivos FAT” pues esas versiones de Windows no pueden leer discos con ese sistema de archivos, y tampoco elegiremos la opción rápida por las mismas razones que ya sea mencionado. Durante toda la instalación se reiniciará 3 o 4 veces, pidiéndonos que configuremos algunas cosas. Generalmente en éste orden:
Opciones regionales y de idioma. Allí debemos entrar para saber si está bien configurado todo. Vienen 3 pestañas a las que entraremos:
Aquí elegiremos el país y la ubicación, para darnos las fechas, los números, la moneda, etc., que usamos en la localidad. En mi caso elegiré español (Panamá) y Región Panamá. Pero tu puedes usar la de tu país idiomas. Aquí debemos agregar los idiomas que vayamos a necesitar aparte del nuestro La primera opción instala idiomas difíciles como el vietnamita, y la segunda idiomas asiáticos, (Japonés, coreano, chino, etc.) En ésta , misma ventana figura la distribución de nuestro teclado, así que al revisar cuáles opciones tiene, asegúrate que tenga la que tu utilizas, en mi caso, Español (Panamá), teclado Latinoamérica .
Opciones Avanzadas:
Al igual que las anteriores solo asegúrate que corresponda con lo que usas. En mi caso, español (Panamá). Una vez hecho estas configuraciones, pasará a otra ventana donde debemos poner nuestro nombre. Al ponerlo nos pedirá el número de serie de Windows que encontraremos en la caja o sobre en donde venía el disco de instalación. Solo introducimos los 25 caracteres que nos pide, y seguirá con la instalación. No recuerdo con exactitud, pero creo que por esta etapa, te pide una instalación típica o personalizada de una red, y, para no meternos en detalles, pondremos una instalación típica El siguiente paso es darle un nombre al equipo, y la contraseña del administrador, que nos será útil a l momento del mantenimiento del equipo, así que si le ponemos una contraseña, debemos recordarla o anotarla en caso de que nuestro equipo falle.
Fecha y Hora
Aquí solo cerciórate que tenga la hora exacta. También aquí se pone la zona horaria. En mi caso, debo poner: Panamá, Ciudad de Panamá, Panamá. Pero en t u caso debes poner el que coincida con tu país o ubicación. Listo, en unos minutos podremos usar nuestro equipo. Solo nos falta ajustar unos pequeños detalles. En cierto momento nos preguntará que si deseamos registrarnos con Microsoft, y esto es opcional. En mi caso, no me registraré. Después, nos saldrá una ventana como esta;



Esta aparece porque Windows xp necesita trabajar con una resolución especifica solo hay que aceptar y listo.

Así que cuando por fin termine de cargar el sistema, aparecerá la primera ventana propia de Windows







Eso significa que hemos terminado de instalar Windows en caso de la versión home es necesario registrarnos o Activarnos por Internet antes de 30 días y es obligatoria
Si no es una versión Sevice Pack 2 (sp2) hay que instalar los parches de actualización contra los virus Blaster y Sasser. Una vez que se ha instalado la computadora pedirá reiniciarse y se reinicia y después procedemos a instalar los controladores o (driver).

Para saber cuales son los controladores que nos hacen falta hacemos lo siguiente: Inicio-> mi Pc-> propiedades, Luego a la pestaña hardware, y el recuadro, administrador de dispositivos:





Los que aparecen con un signo de interrogación amarillo son los controladores o driver que faltan por lo general son los de sonido, video , MODEM , tarjetas PCI o AGP, otros dispositivos
Abrimos el administrador de dispositivos (Otra vez inicio->Mi PC->propiedades->hardware->administrador de dispositivos). Le damos con el botón secundario del Mouse sobre la tarjeta que nos interese y le damos a actualizar controlador. Después le ponemos en “especificar ubicación del controlador” si se tiene el CD de driver de la tarjeta madre que por lo general viene con la computadora se instala de allí y si no y saldrá un explorador donde podemos “decirle” donde lo pusimos cuando lo bajamos de internet.
NOTA: Casi todos los controladores que se bajan de Internet, vienen comprimidos, así que hay que descomprimirlos por lo general con winzip o winrar. otra recomendacion cuando se esta instalando xp tomese el tiempo para leer todas las opciones que alli aparecen para que seleccione la mejor.

Después de todo esto se procede a instalar todos los software o programas que se necesiten para poder utilizar las aplicaciones o simplemente para navegar por Internet.
Espero toda esta informacion le sea util en su utura instalacion de xp.